miércoles, 26 de diciembre de 2007

¿Cómo quitaran el azúcar al chocolate?


Hace ya muchos días que me están anunciando la llegada de estas fechas, y aun así, cada año me sorprenden.
La verdad, hace mucho que perdí el espíritu de la Navidad, si es que alguna vez llegué a tenerlo.
Si busco en lo más profundo de mi memoria, sólo veo platos y platos de comida, adornos llamativos y un toque de melancolía.
Con los años, aumentó mi racionalidad, mi espíritu crítico y mis pocas ganas de aparentar durante unos días lo que no existía durante el resto del año. Pero aun así, continué sentándome a la mesa sin llegar a confesar nunca lo que realmente sentía.
Ahora soy yo la que hace sentar a la mesa, soy la que pone los platos y la que enciende la vela. Y me he dado cuenta que el famoso y remanido espíritu de la Navidad reside en la capacidad que se tiene en no creer en él: si no esperamos nada, seguro que, de una manera u otra aparece algo.
Tras la cena, alguien muy cercano, muy amado y, como yo, terriblemente racional, mirando fijamente el bombón para diabéticos que tenía entre los dedos, se preguntó: ¿cómo quitaran el azúcar al chocolate? En ese momento, entró la magia de la Navidad; y por unos instantes todos volvimos a creer en ella.

2 comentarios:

Praxágora dijo...

Pues has tenido suerte si has podido disfrutar de ese instante, aunque imagino que lo mismo hubiera sido en verano, con tal de que sean vacaciones. No te quejes, que hemos tenido peores Navidades.

Por cierto, no quitan el azúcar del chocolate, es que no la ponen. El chocolate puro es muy amargo. Una que ha viajado mucho ;-)

claudio eliano dijo...

Ya sabes Praxagora, ingeniero que vale, vale, y el que no, trabaja en la FORD