martes, 18 de marzo de 2008

EL LADO OSCURO DE LOS TALLERES

CONSEJOS PARA REALIZAR UN TALLER
CRÓNICA DE UN ANTI- TALLER

Como somos tan guays, cuando nos dicen que hay semana cultural en nuestros centros, todos nos lanzamos a organizar talleres que siempre nos salen requetebien.

Esta vez he organizado uno de mosaicos romanos, lo voy a explicar por si alguien en un futuro quiere intentarlo:

1.- Como es romano, se compran bloques de arcilla de esa que no hace falta cocer, es muy entretenido estirarla con un rodillo, y con una regla hacer los cuadraditos.


Ojo con las agujetas, que como nadie se ofrece a ayudar, te tocará hacerlo todo a ti, además, pondrás el salón de tu casa perdido de hojas de periódico con las malditas teselas para que se sequen.

2.- Llegado el día, se juntas varias mesas y se distribuyen los alumnos alrededor, se ponen mantelitos para no manchar, a los alumnos se les distribuye guantes de latex y en unos cuenquecitos estilo romano, bien bonitos, se ponen las teselas.

Bueno, esa es la teoría.....




3.- Se empieza a realizar, primero el dibujo, después el marco y al finalizar se rellena el interior...
y se confeccionan dibujos tan bonitos como éste:

Al alumno en cuestión me cansé de decirle que en un taller romano no se podía poner el nombre de un diablo irlandés al margen, que escribiera el de algún dios romano (¡y el niño erre que erre!) al final me cansé y él además de poner ese nombre extraño, no rellenó el mosaico porque le gustaba así:


Como la foto indica, a éste pobre no le salió muy bien la cabeza del león, cuando terminó se llevó su mosaico tapado con una hoja de periódico para que nadie viera el desastre:




Para finalizar, se le da las gracias a las personas que han participado y ayudado en la realización del taller.

Cuando ayudan claro, pues en mi caso, me lo comí yo enterito, nadie tuvo la delicadeza o el compañerismo de echarme una mano.

Curiosamente, los talleres duraron dos días y el segundo tuve el doble de alumnos que el primero ¿Sería porque se corrió la voz de que no estaba tan mal? ¿O sería porque yo era de las pocas tontas que hacía taller mientras los demás estaban ya de vacaciones anticipadas?

2 comentarios:

Praxágoras dijo...

Real como la vida misma. Porque no queremos que se sepa, pero este post merece estar en los Anales (R.A.E., primera acepción; la segunda para esos colaboradores de tu taller) de Chiron.
¿Y dices que el próximo taller que organizas es el de cocina? jajajajaja

Cleonice dijo...

Muy aguda, compañera, pero sé de buena tinta que tú andas peor que yo. Debe ser eso de " mal de muchos..." en fin, creo que por lo menos nos reimos.¡Que ya es mucho!