viernes, 16 de mayo de 2008

ALUCINANTE

Jueves, 8:40 a.m. Entro a trabajar.

Una figura misteriosa se me acerca. Apenas la distingo. De pronto, siento como su mano roza mi cuerpo:
- Xica, ahuí no duus tanga. A què portes les bragues fosques?. Se' t noten un poquet, però no fa lleig.-

No sabía que mi culo fuese digno de observación.
Puesta a elegir, hubiese preferido que fueras quien me mirase el culo a las 8:40 a.m del jueves

2 comentarios:

Praxágora dijo...

Para que andes quejándote de admiradores.

Truculentus dijo...

¡Hermoso culo has de tener, pardiez! Si a esas horas tan tempraneras te lo miran.
Yo a esas horas no veo ni a mi padre (que abulta más que tu culo, seguro).
(este es el bueno, que se me ha escapado una falta)